DULCES MATEMÁTICAS

¿Te gusta la cocina? Espero que sí, pues en este proyecto te voy a contar mi historia.  Recuerdo, que cuando estaba en 4º de la ESO, empecé a aficionarme a la cocina.  Cada día, tenía que hacerme la comida.  Al principio solo era calentar lo que mi padres me habían dejado en el frigorífico y ya está. Pero, poco a poco, me fue entrando el gusanillo de hacer yo mismo las recetas. Era algo genial, cocinar uno mismo, y disfrutar de esos primeros guisos, que, aunque no estando del todo buenos, a mí me encantaban, por el simple hecho de haberlos hecho yo.  Con el paso de los años, mi afición se convirtió en mi trabajo. Ahora soy pastelero. Tengo un pequeño obrador en un bonito pueblo de Córdoba, llamado Priego.  El lugar es idílico, junto a la llamada Fuente del Rey.  Un parque con una fuente central de un montón de caños. Realmente un lugar con encanto.

¿Pensáis que ser pastelero es fácil y que cualquiera puede hacerlo? Pues no. Ya me lo decían mis padres: ¡Ruffini, que no es oro todo lo que reluce! ¡Ser pastelero no va a ser fácil¡ ¡No te confíes Ruffini, y trabaja duro!. Y qué razón llevaban, pues para ser un buen pastelero tienes que ser paciente, perfeccionista, agradable con tus clientes … y, saber matemáticas. ¡Como lo oyes, saber matemáticas! A lo largo de este proyecto vas a ir conociendo algunas de las cosas que hago en mi obrador cada día.  Pues empezamos ya.

1.LA CAJA DE BOMBONES

En mi pastelería entre otros muchos dulces, elaboramos 2 tipos de bombones típicos.  Fueron una de mis primeras creaciones. Cada cliente elige el tamaño de la bandeja de bombones y le hago una mezcla de los dos tipos.

1.1. Una de las bandejas que preparo es la del dibujo.

Los bombones blancos los intercalo entre los bombones negros.  Yo la llamo, la bandeja 3×3.  ¿Cuántos bombones hay en esta caja? ¿Por qué crees que llamo a esta bandeja así?

1.2. Te presento aquí otras dos bandejas. Como ves, no son bandejas 3×3.

¿Cómo crees que las llamo? ¿Cuántos bombones blancos hay en cada una de ellas? Y negros?

1.3. En una bandeja 3×6, ¿cuántos bombones de cada tipo cabrán?  ¿Y en las bandejas 4×6  y  4×7?

1.4. Tengo una bandeja que le caben 16 bombones negros, ¿cómo llamaré a esa bandeja? ¿Cuántos bombones blancos le cabrán?
1.5. Un cliente siempre se lleva bandejas donde caben 14 bombones blancos, ¿cómo se llama la bandeja que se lleva?

1.6. Compliquemos un poquito, ¿y cuántos bombones negros cabrían en una bandeja 3xn? ¿Y blancos?

1.7. Y en una bandeja  4xn  y  otra  mx2, ¿cuántos bombones de cada tipo caben?

1.8. Si la dimensión fuera de mxn, ¿sabrías encontrar una expresión que te permitiera obtener el número de bombones blancos en función de m y n?

2. LA ACEITUNA, EL REY SAPO Y EL ROSCÓN DE REYES

Un dulce clásico en la mayoría de las pastelerías es el Roscón de Reyes.

Como no podía ser de otra manera, en mi pastelería, también hacemos una versión del mismo aproximadamente para 12 comensales.  En lugar de una haba, ponemos una aceituna, y en lugar de un verdadero rey, colocamos un sapo, esperando a que alguien de la familia le toque y que al besarlo se convierta en rey.  Ha gustado mucho nuestro roscón. Estamos pensando venderlo online debido a la fama que está adquiriendo.  Cada año vendemos más que el anterior. Se me olvidaba decir que tiene una cobertura de chocolate que baña a todo el roscón que es para chuparse los dedos.

Cuando elaboro el roscón, escondo la aceituna y al sapo. El día de reyes, se trocea, y cada miembro de la familia coge un trozo. Al que le toque la aceituna será el encargado de comprar el roscón para el año que viene y al que le toque el sapo tendrá un año entero de buena suerte.

2.1. En casa también comemos roscón. Somos 4 para comerlo. Si yo eligiera primero, ¿cuál es la probabilidad  de que me toque la aceituna?  ¿Y el sapo?

2.2. Mi hijo Ruffini Junior, ha sido primero en elegir un trozo y no tenía tropezón.  Yo soy el siguiente en elegir. ¿Cuál es la probabilidad de que  me toque la aceituna?

2.3. Tras una primera ronda sin salir ni aceituna, ni sapo, y siguiendo el mismo orden que antes, ¿cuál es la probabilidad de que le toque a mi hijo la aceituna o el sapo?

2.4. Tras dos rondas sin salir aceituna ni sapo, ¿cuántos trozos quedan por comer? ¿De qué formas  diferentes podrían estar colocados la aceituna y el sapo en estos trozos resultantes?

3. PRECIO DEL AZÚCAR

Como os podéis imaginar, en mi pastelería usamos como ingredientes fundamentales el azúcar, cacao, harina, huevos, etc.   Cada semana hago un pedido a mis proveedores de estas materias primas. Tengo que andarme listo para no perder dinero. Y si no, observa por qué te lo digo.  Aquí te dejo una tabla con el precio que pago por algunas de estos ingredientes:

3.1. ¿Cuánto cuesta cada kilo de azúcar si compro tan solo 40 kilos?

3.2. ¿Cuánto cuestan 250 kilos de azúcar? ¿Y 2000 kilos?

3.3. Es lunes y tengo que hacer un pedido de azúcar. Necesitaré 90 kg.  ¿Es buena idea encargar esa cantidad de azúcar? Explica tu respuesta.

3.4. Con  60 kg de azúcar, 25 docenas de huevos y 200 kilos de harina, elaboro unos 1000 dulces de mi pastelería. ¿Cuánto me costará el total de todos los ingredientes?

3.5. La lista de precios de mis productos más vendidos es:

3.5.1. ¿Cuál es el precio medio de 1 dulce?

3.5.2. ¿Qué beneficio aproximado obtengo vendiendo 1000 dulces?  Exprésalo también en forma de porcentaje.

4. LA VENTA DE TARTAS

Roscones, dulces varios y tartas de todo tipo. No me he olvidado de mis deliciosas tartas. Vendo unas poquitas cada mes. En la siguiente tabla te hago un resumen de las ventas del mes pasado.

4.1. Calcula el número medio de tartas que se han vendido cada día.

4.2. Calcula la varianza y la desviación típica.

5. TARTAS Y MÁS TARTAS

Hago dos tipos de tartas, circulares y cuadradas. Dependiendo para cuántos comensales sea, tengo que construir 1 o más pisos. En las cuadradas, cada piso tiene de lado 5 cm menos que el de abajo y, en las circulares cada piso tiene 5 cm menos de diámetro que el anterior piso.

5.1. Mi última tarta ha sido circular de varios pisos y era para 100 personas. La parte de abajo tenía un diámetro de 40 cm pero como con ese tamaño sólo  da para  50 comensales, he  tenido que hacer algún piso más.  ¿Cuántos pisos como mínimo debe tener la tarta para que cada comensal se coma al menos 1 trozo de tarta?

5.2. Para mañana me han encargado una tarta cuadrada para 200 personas.  Estoy acabando de hacer el último piso de la tarta, que mide 15 cm de lado y da para unas 30 porciones.  Como mínimo, ¿de cuántos pisos es esta tarta si cada persona come al menos una porción?

5.3. Para las tartas circulares de un solo piso, uso una cinta que rodea la tarta y además le hago un lazo, para el que se  necesitan 30 cm de cinta.  ¿Cuánto debe medir la cinta  en una tarta de 40 cm de diámetro?  (no te olvides de hacer el lazo)

5.4. Lee la siguiente afirmación y di si es cierta o no:

“Si hago una tarta de diámetro 60 cm, para encontrar la longitud de cinta necesaria para decorarla, necesitaré el doble del cinta que para la tarta de 30 cm”

5.5. Escribe una formula o regla general que exprese la longitud de la cinta que se necesita para crear la decoración en una tarta de cualquier diámetro.

6. MÁQUINA DE DULCES

En otras partes del pueblo, y en zonas alejadas de mi pastelería, he puesto dos máquinas expendedoras de mis dulces.  Y aunque parezca una tontería mis ventas diarias han aumentado aproximadamente un 5% desde que están instaladas.  Observa la siguiente gráfica de cómo evoluciona cada una de las máquinas un día normal:

6.1. ¿A qué horas se recargan cada una de las máquinas?

6.2. ¿Cuántos dulces se han vendido en la máquina 1 durante todo este día?  ¿Y en la máquina 2?

6.3. Incluido los dulces que vendo en estas máquinas, ¿cuántos dulces suelo vender cada día?

7. UN PROBLEMA, UN DULCE

En la pastelería, sobre el mostrador principal, tengo un pequeño expositor que no contiene dulces, sino papelitos con problemas de matemáticas. Son para mis clientes más jóvenes, Son para esos niños que acompañan a sus padres y siempre están pidiendo una chuche, un polo, un dulce, o lo que quiera que sea.  Ellos piden y casi siempre sus padres les compran alguna golosina, por tal de no escucharlos más. Para mí es estupendo vender, pero en esta ocasión he encontrado una forma de estos niños se esfuercen y consigan su golosina de forma gratuita. Prefiero que piensen, a que sean caprichosos.  Pues bien, para estos niños tengo reservada ese expositor. Si son capaces de resolver el problema escrito en el papel  que eligen, les regalo el dulce que quieran.  Cada día regalo de esta manera un buen puñado de dulces, pero no me importa, es gratificante ver cómo piensan los chavales y como se esfuerzan. Algunos de los problemas que tengo en mi expositor (por cierto los renuevo cada semana) son los siguientes. Resuelve cada uno de ellos:

8. HAZ TU PROPIA CREACIÓN

Es el momento de poner a prueba vuestras dotes pasteleras. Presumís mucho de los buenos bizcochos que hacéis. Pues es el momento de demostrarlo.  Vuestro grupo tiene que elaborar un bizcocho (u otro dulce), no demasiado grande. No es obligatorio hacerlo, pues esta actividad es para subir nota.  Si vuestro bizcocho está delicioso, este proyecto tendrá un punto extra de la nota final.

Descarga la ficha para el alumno en PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.